REVISA ACÁ NUESTROS VIDEOS

martes, 14 de noviembre de 2017

COLEGIOS DE LA REGIÓN APRENDIERON A CUIDAR LA FLORA Y FAUNA NACIONAL EN LAS RUTAS ECO-EDUCATIVAS DE FUNDACIÓN LA SEMILLA

Han participado los establecimientos educacionales Saint Paul de Viña del Mar, Nuestra Señora del Huerto y el Instituto Rafael Ariztía de Quillota.


Cerca de 80 alumnos de tres colegios de la Región de Valparaíso han sido parte en estos días de la Ruta Eco-Educativa que desarrolla Fundación La Semilla. Los estudiantes conocieron la fauna y flora nacional en la Granja “El Magnolio”, participaron en un taller de papel reciclado, recorrieron un vivero de flores y visitaron la Casa Central de nuestra institución, donde escucharon las entretenidas y emocionantes historias y cuentos de la “Burroteca” de la burrita Rafaela.

En los últimos días, han participado los colegios Saint Paul de Viña del Mar, Nuestra Señora del Huerto y el Instituto Rafael Ariztía de Quillota. Los estudiantes comienzan la jornada visitando la Granja Educativa “El Magnolio”, donde conocen los animales, instante en que aprovechan de compartir con ellos, tocando su pelaje o plumas, como también admiran las especies vegetales endémicas, muchas de ellas con fines medicinales.
  
Luego, en el mismo lugar, se desarrolló un taller de papel reciclado. En esta actividad los niños aprenden de dónde proviene y tienen la oportunidad, con sus propias manos, de reciclar hojas ya utilizadas. A través de un método que implica mojar este material y luego dejarlo secar, entre otros pasos, al finalizar este proceso es posible crear nuevos pliegos que después se pueden usar nuevamente.

 
La siguiente jornada se realizó en un vivero de flores ubicado en el Paradero 17 de Hijuelas. Allí los estudiantes aprendieron los distintos tipos de estas especies que se cultivan en la comuna conocida como la Capital Nacional de las Flores. Y cuando la actividad concluye, cada uno se lleva una flor de regalo.

Y la Ruta Eco-Educativa termina en la Casa Central de Fundación La Semilla, con la burrita Rafaela y su amigo el huaso “Buen Chato”, el equipo que conforma la “Burroteca Viajera”. Los alumnos escucharon y participaron activamente de las historias y cuentos que traía este querido animal en su montura, concluyendo de esta manera una jornada donde los niños no solamente se entretuvieron, sino también aprendieron con respecto al cuidado de la flora y fauna de nuestro país.




NIÑOS DE JARDINES INFANTILES CONOCIERON LA FLORA Y FAUNA NACIONAL EN GRANJA “EL MAGNOLIO” GRACIAS A PROPAL Y FUNDACIÓN LA SEMILLA

Incluso tuvieron la oportunidad de tocar y compartir con diversos animales que habitan en este espacio educativo ubicado en Hijuelas.

 
Fundación La Semilla trabaja estrechamente con diversos establecimientos educacionales de la región, en áreas como la protección del medio ambiente y el cuidado de la fauna y flora. En esa línea, y gracias al apoyo de la empresa Propal, distintos jardines infantiles han visitado la Granja Educativa El Magnolio de Hijuelas, acompañados por un equipo de monitores de esta institución social, quienes entretienen y enseñan a los niños sobre los animales y las especies naturales de este lugar.

Esta última semana, los jardines infantiles “La Semillita” de Quillota, “El Rabuquito” y “Las Florcitas” de Hijuelas recorrieron este espacio donde residen  varios animales propios de la fauna y la flora nacional, como emús, llamas, cabras, gallinas y pavos, entre otras aves y especies en general.

Daniel Guajardo, uno de los monitores de Fundación La Semilla que acompañó a los pequeños y a sus respectivos profesores por esta granja, explicó que durante el recorrido los niños y estudiantes en general tienen la oportunidad no solamente de conocer a los animales, sino también de aprender sobre ellos, incluso tocarlos y de esa manera conocer como es su pelaje o sus plumas, según corresponda. 

Los pequeños se mostraron felices conociendo la Granja El Magnolio y destacaron la experiencia de haber compartido con tantos animales.





 

ADULTOS MAYORES DEL CENTRO DE APOYO A LA DISCAPACIDAD DISFRUTAN DE ENTRETENIDOS TALLERES EN COMPLEJO DEPORTIVO DE VIÑA DEL MAR

Participan en clases deportivas en piscinas, con ayuda de monitores que incentivan la participación de sus alumnos.


Alicia Herrera y María Paz Ugalde asisten habitualmente al Centro de Apoyo a la Discapacidad que funciona en la Casa Central de Fundación La Semilla. Y como parte de los distintos talleres que se desarrollan en este lugar, en octubre un grupo de 15 adultos mayores de Hijuelas comenzaron a viajar todos los días sábados al Complejo Deportivo de Forestal, en Viña del Mar, para participar en clases de ejercicios en piscinas.

“Todo ha resultado muy bien, nos han atendido excelente y ha servido mucho para realizar ejercicios y sentirnos activos. También hemos practicado natación, los monitores nos ayudan harto y también jugamos entre todos”, explicaron las beneficiadas.

Esta iniciativa surgió luego de que Fundación La Semilla y la Corporación Adapta Chile iniciaran una relación de trabajo mutuo hace tres años, permitiendo que los adultos mayores del Centro de Apoyo a la Discapacidad viajaran hasta la Ciudad Jardín, para participar en talleres de pesca. Pero este 2017 los alumnos optaron por otra alternativa y gracias al apoyo del bus municipal de Hijuelas que habitualmente traslada a estas personas entre sus hogares y el centro, desde octubre pasado, todos los sábados de 12:30 a 14 horas, disfrutan de distintas actividades en el Complejo Deportivo de Forestal.

La directora social de La Semilla, Julia Pueyer, explicó que la experiencia ha sido muy significativa para los adultos mayores, porque no solamente ellos han aprendido nuevos conocimientos, sino también se han vinculado con los monitores, quienes también se han nutrido de las experiencias de los integrantes del Centro de Apoyo, que a su vez participan en otros cursos. Además, han destacado por su compromiso y responsabilidad, asistiendo a todas las clases.

Cabe mencionar que estas actividades continuarán durante noviembre, para finalmente concluir en diciembre con una jornada de cierre, terminando así un ciclo de talleres que han sido muy beneficiosos para la salud y el estado anímico de estos adultos mayores con discapacidad de Hijuelas. 


           

viernes, 10 de noviembre de 2017

HUERTOS ESCOLARES: 150 ESTUDIANTES DE CINCO COLEGIOS APRENDEN A PRODUCIR CULTIVOS NATURALES Y CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE

Programa educativo de Fundación La Semilla trabaja con comunidades escolares en las comunas de Nogales, Hijuelas y Catemu.


Cerca de 150 estudiantes de cinco establecimientos educacionales de Nogales, Catemu e Hijuelas están participando del programa Huertos Escolares de Fundación La Semilla. A través de esta iniciativa, los alumnos aprenden a crear sus propias plantaciones de especies naturales, promoviendo de esta manera la alimentación sana y el cuidado del medio ambiente.

Huertos escolares considera dos áreas de intervención que buscan dejar habilidades y conocimientos instalados en las escuelas y colegios, con la finalidad de fomentar la agricultura y estilos saludables en los niños, niñas y en sus familias. La primera es el módulo de huerto escolar, que consiste en dos platabandas de 1,5 x 3 metros, donde en una de ellas se plantan las hortalizas, hierbas y flores correspondientes a la permacultura, mientras que en la segunda se realiza reciclaje orgánico a través de lombri-compostaje, lo que servirá de abono natural para estos cultivos.

Este año el Liceo Juan Rusque y las escuelas La Peña y Ulda Aracena de Nogales, el Colegio El Melón de esta localidad, la Escuela Agrícola Salesiana de Catemu y la Especial Nuestra Señora del Encuentro de Hijuelas son parte de esta iniciativa. Los niños han disfrutado de cada jornada, aprendiendo a producir distintos vegetales, por medio de diferentes técnicas. 

También en estas jornadas de trabajo se realizan talleres con los profesores de los respectivos establecimientos, para así incluir a la comunidad escolar en el desarrollo de este programa.

A su vez, algunos establecimientos han sumado otras actividades, como es el caso de la Escuela La Peña y el Liceo Juan Rusque, donde los estudiantes, junto al equipo de La Semilla, dibujarán un mural, inspirado en este trabajo y en las ideas de los niños participantes en general.

Cabe mencionar que el programa Huertos Escolares se desarrolla durante todo el año, miércoles y jueves, con dos jornadas durante el día, concluyendo este 2017 en el mes de diciembre. 

viernes, 3 de noviembre de 2017

ESCUELAS DE LOS ANDES Y SAN ESTEBAN SE SUMARON AL PROGRAMA DE HUERTOS FAMILIARES DE FUNDACIÓN LA SEMILLA Y COLBÚN PARA PRODUCIR CULTIVOS NATURALES Y CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE

Y también determinaron iniciar el proceso para ser certificadas a través del Sistema Nacional de Certificación Ambiental Escolar (SNCAE).


A raíz del trabajo realizado con vecinos de Los Andes y San Esteban a través del programa de Huertos Familiares de Fundación La Semilla, este año se sumaron las escuelas El Sauce, Río Blanco y Río Colorado de estas comunas. Estos tres recintos escolares decidieron se parte de esta iniciativa que tiene objetivo generar conocimiento de producción natural para el cultivo saludable de verduras, usando el recurso agua y suelo de manera sustentable.

En el caso de las Escuela El Sauce y Río Colorado, ya se realizó una primera jornada que comenzó a eso de las 14 horas con la campaña de huerto, la creación de suelo en platabanda y plantación en conjunto con los alumnos y profesores, además de una segunda platabanda para lombricompostaje. Y a las 16 horas se llevó a cabo un taller con profesores, auxiliares y manipuladoras de alimentos llamado “Huerto Escolar: La extensión del Aula", sobre los principios de la permacultura.

Al considerar el trabajo con los niños del sector y ver que en sus casas también cuentan con huerto, la extensión de los Huertos Familiares a sus respectivos establecimientos educacionales se genera un circulo virtuoso, de gran impacto en los participantes y el territorio, abordando de una forma integral esta temática relacionada con el cuidado del medio ambiente. 


Y también los directivos estos colegios determinaron iniciar el proceso para ser certificadas a través del Sistema Nacional de Certificación Ambiental Escolar (SNCAE).

Cabe mencionar que este proyecto es parte de un convenio de trabajo con Colbún S.A, iniciativa que está centrada en apoyar y fortalecer el trabajo con las comunidades de las zonas aledañas al Complejo Aconcagua de esta empresa. 



CERCA DE 400 ESTUDIANTES APRENDIERON A CUIDAR LA FLORA Y FAUNA EN EL RECORRIDO ECO EDUCATIVO “PATATUR 2017” ORGANIZADO POR FUNDACIÓN LA SEMILLA

Visita al Parque Nacional La Campana sector Ocoa se concretó gracias al apoyo de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), la Universidad Viña del Mar (UVM), Propal y Aguas Manantiales. 


Ignacio Saavedra es estudiante de primer año de la carrera de Ingeniería en Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Universidad Viña del Mar (UVM) y como parte de su formación profesional, este año fue la primera vez que participó del Patatur 2017, recorrido eco educativo organizado por Fundación La Semilla y que este año reunió a cerca de 400 estudiantes de distintos establecimientos educacionales de la región en el Parque Nacional La Campana, sector Ocoa. Se mostró feliz y destacó la experiencia de guiar a los alumnos por esta reserva natural.


“Ha sido muy entretenido porque fomenta entre los niños el cuidado al medio ambiente y los educa sobre los valores, cómo proteger a la flora y la fauna. Para mí, como estudiante de ingeniería en medio ambiente, creo que esta experiencia me va a servir bastante, especialmente por lo que viene más adelante en la carrera, considerando que soy de primer año y ya tengo la oportunidad de aprender más y enseñar a otros”, expresó Ignacio Saavedra.

Esta visita educativa al Parque Nacional La Campana se concretó gracias al apoyo de distintas entidades, como la Corporación Nacional Forestal (Conaf), quien abrió las puertas de este sitio protegido a los alumnos. Además se sumó a esta jornada la Universidad Viña del Mar con los estudiantes de ingeniería ambiental que trabajaron como monitores, la empresa Propal y Aguas Manantiales, con donaciones que permitieron alimentar y refrescar a los cientos de estudiantes que recorrieron el lugar. A su vez, Junaeb Valparaíso, a través del programa ExtraEscolar, entregó colaciones para la marcha y almuerzo de los alumnos.


La jornada educativa, que se inició con diferentes juegos para motivar a los jóvenes, consiste en realizar una caminata por un sendero compuesto por 10 estaciones o puntos de reflexión. Cada una de ellas representa una temática ambiental en la cual se desarrolla una presentación sobre el tema. Estos puntos son Palma Solitaria, Manejo de Residuos, Pueblos Originarios, Flora y Fauna, Mirador Amasijo, Recurso Hídrico, Silencio, Prevención de Incendios, No deje Rastro y Nuestra Tierra. En cada parada hay un monitor que explica a los alumnos sobre distintas temáticas relacionadas al cuidado del medio ambiente.

El estudiante de tercero medio de la Escuela Salesiana Agrícola de Catemu, Pedro Bustamante, comentó que “ha sido una actividad muy buena, excelente, nada que decir, ojalá se repita y el colegio pueda asistir el próximo año. Lo que más me llamó la atención fue la Estación del Silencio, donde uno puede escuchar el agua, los pájaros y el sonido de las hojas, no como donde yo vivía antes, en Santiago, porque allá solo escuchaba la bocina de los autos, claramente lo de ahora es mucho mejor”.

En tanto, el profesor del Liceo Felipe Cortés de El Melón, Juan Mario Moreno, sostuvo que “para mí fue mi primera experiencia y he visto que los ‘chiquillos’ lo han pasado muy bien, fueron muy entusiastas y además responsables en su actuar. Han vivido esto con bastante valor y humanidad, porque entendieron que la naturaleza deben cuidarla, eso es lo más importante”.


Cabe mencionar que luego de que terminaban el recorrido, cada estudiante recibió un diploma por su participación, acción que además es de suma relevancia para los colegios que están en proceso de obtener la certificación ambiental que entrega el Ministerio de Medio Ambiente. De esta manera los participantes demostraron de esta manera que el Patatur 2017 resultó una experiencia significativa para sus respectivos procesos educativos. 






 

viernes, 20 de octubre de 2017

ADULTOS MAYORES DEL CENTRO DE APOYO A LA DISCAPACIDAD DISFRUTARON Y PARTICIPARON EN CONCIERTO OFRECIDO POR EL CORO DEL COLEGIO MARISTA SAN JOSÉ DE MENDOZA

Durante el espectáculo, la agrupación musical realizó un viaje por distintos estilos musicales, pasando por el folclore latinoamericano, la samba y el tango, entre otros.


Diego Vargas es el director del Coro Municipal de Niños de Guaymallén, en Argentina, conjunto musical que se presentó por primera vez en Hijuelas el 2009, luego de que estos pequeños músicos cruzaran la Cordillera de Los Andes y demostraran su talento en la Casa Central de Fundación La Semilla, gracias a una alianza con la agrupación folclórica Mapulhue. Desde entonces, este conjunto coral se presentó en distintas ocasiones en la Capital de las Flores, generándose además un vínculo de colaboración entre esta institución solidaria y el encargado del grupo.

Y gracias a esta relación de trabajo y amistad, días atrás el Coro del Colegio Marista San José de Mendoza, conformado por 10 apoderados de este establecimiento y también dirigido por Diego Vargas, nuevamente llegó hasta Fundación La Semilla. En esta oportunidad ofrecieron un concierto íntimo para los adultos mayores que integran el Centro de Apoyo a la Discapacidad, quienes se mostraron muy felices y participaron de forma activa durante la jornada.

Durante el espectáculo, la agrupación musical realizó un viaje por distintos estilos musicales, pasando por el folclore latinoamericano, la samba y el tango, entre otros. En tanto, el público participó aplaudiendo cada interpretación, además de reconocer gran parte de las canciones que cantaron.


Sobre esta nueva presentación, el director del coro, Diego Vargas, expresó que “la impresión fue linda y hermosa, porque teníamos un público nutrido, especialmente de adultos mayores que no han escuchado con mucha atención, respeto y han sido bastante cálidos después de que terminamos la obra. Nos sentimos muy cómodos y además ellos vinieron en un horario poco común (17 horas) a vernos, lo que nos hizo sentir muy bien recibidos”.

Una de las asistentes, la vecina Silvia Vásquez, afirmó que “fue precioso, me encantó porque eran pocos y cantaban muy lindo. Recuerdo cuando vinieron el año pasado con el coro de niños, también ellos actuaron bien. Yo participo en Fundación La Semilla hace años y lo positivo es que se siguen haciendo estas actividades”.

Cabe mencionar que luego de esta actuación, el Coro del Colegio Marista San José de Mendoza también ofreció un concierto en la Escuela del sector La Sombra de Romeral, en Hijuelas, mientras que al día siguiente se presentaron en la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles, en Reñaca. 



miércoles, 11 de octubre de 2017

ESTUDIANTES DEL LICEO PULMAHUE DE LA LIGUA VIVIERON DIVERSAS EXPERIENCIAS SIGNIFICATIVAS PARA SU APRENDIZAJE GRACIAS A CONVENIO CON FUNDACIÓN LA SEMILLA

Alumnos de las carreras técnicas visitaron empresas, recintos educaciones y emprendimientos muy interesantes para su formación y su próxima vinculación con el mundo laboral.


Gracias al convenio entre el Liceo Pulmahue de La Ligua y Fundación La Semilla, los estudiantes de las carreras técnicas que ofrece este establecimiento educacional visitaron distintos recintos relacionados con sus especialidades, viviendo en terreno nuevas experiencias significativas para su formación. Los alumnos se mostraron agradecidos por cada actividad y valoraron que ambas instituciones desarrollen estas iniciativas en beneficio de su desarrollo como profesionales y personas.

En la primera jornada, los alumnos de la carrera de gastronomía, llegaron hasta la Planta de Alimentos de Sopraval, en el sector de Artificio, en La Calera. Un total de 25 jóvenes conocieron las dependencias de esta empresa y aprendieron el proceso de preparación y comercialización de los productos.

Al día siguiente, durante la mañana, un grupo de estudiantes de administración arribaron hasta el Hotel Open de Quillota. Los alumnos recorrieron las instalaciones de este moderno edificio, conociendo los servicios de cocina, áreas de esparcimiento, habitaciones y otras dependencias. En la oportunidad también expuso el gerente de Otic ProAconcagua, Fernando Gazmuri, sobre la capacitación laboral y además realizó una exposición Ximena Valdivieso, funcionaria la Municipalidad de esta comuna, quien se refirió al funcionamiento del gobierno local.

En horas de la tarde, las adolescentes que cursan la carrera de atención parvularia compartieron con los niños y las “tías” del Jardín Infantil “La Semillita”, ubicado en el Cerro Mayaca de Quillota. Las alumnas vivieron una hermosa experiencia, luego de jugar, bailar, cantar y hasta narrar cuentos a los pequeños de este recinto pre escolar. 


En tanto, los alumnos de electricidad aprendieron en terreno cómo funcionan los molinos que producen energía eólica, tras visitar las dependencias del servicentro Copec de la Ruta 5 Norte, en Hijuelas. Este recorrido educativo concluyó en la Granja Orgánica Edelweiss de Catemu, donde usan la luz del sol para el funcionamiento de sus instalaciones.

EXPERIENCIA SIGNIFICATIVA

Tras la visita al Hotel Open de Quillota, el estudiante de tercer año de administración del Liceo Pulmahue de La Ligua, José Miranda, afirmó que “fue algo nuevo, sabía hartas cosas pero ahora sé más. Lo que más me llamó la atención fue la organización del lugar, porque nosotros lo habíamos estudiado, pero aquí lo conocimos a fondo”.

Por su parte, el profesor de estos estudiantes, Vladimir Meneses, comentó que “me pareció una actividad muy atractiva para los jóvenes y que debiera desarrollarse con mayor frecuencia, especialmente para los alumnos de la Provincia de Petorca que no tienen la oportunidad de visitar todos los días una empresa”.

En tanto, la estudiante de atención parvularia, Carla Abrán, después compartir con los niños del Jardín Infantil “La Semillita”, sostuvo que “resultó una experiencia muy buena, porque pudimos relacionarnos con ellos, conocer este lugar. Los pequeños estaban un poco tímidos porque obviamente no nos conocen muy bien, pero de todas formas estaban muy motivados para participar”.

Finalmente, la educadora de párvulo del Liceo Pulmahue, María Liliana Zúñiga, expresó que “estoy impresionada por una parte, porque en un grupo grande de alumnas cada una tiene sus propias características, pero ahora he visto que algunas, que son más bien tímidas en el contexto de las actividades cotidianas del establecimiento, han sacado todas sus habilidades para trabajar con los párvulos. Esto me tiene muy contenta por la experiencia”, concluyó la docente.